26.7.15

La gran farsa ha de acabar

Luis Fernando Pérez Bustamante, Infocatólica, 26.07.15:
Sí, es la gran farsa. Consiste en la idea de que pueden permanecer en un mismo cuerpo eclesial personas que profesan una fe radicalmente distinta. Consiste en la idea de que la verdad y la mentira pueden ir de la mano. Consiste en la idea de que se puede ser católico y pensar como un protestante liberal, un budista o un sintoísta...

... La cosa empeora, y mucho, cuando vemos que hay cardenales y obispos participando en un sínodo con la intención de cargarse la fe de la Iglesia y el mandato de Cristo sobre el sacramento del matrimonio. Sí, ciertamente hay otros dispuestos a no ceder, pero, ¿cómo pueden unos y otros formar parte de la misma Iglesia? ...

Quienes han recibido el don de una fe asentada, madura, firme, soportan con mayor o menor tranquilidad o inquietud este sinsentido que llevamos viviendo desde hace demasiado tiempo -esto no es de ahora-, pero ¿qué ocurre con los débiles en la fe? ¿quién cuida de ellos? ¿quién les orienta? ¿quién les atiende pastoralmente?

Creo que esta situación no se puede prolongar mucho más. Dios es muy paciente, pero llegado un momento, acabará interviniendo, como hizo en el pasado, para poner las cosas en su sitio. No sabemos con total seguridad cuándo ni cómo lo hará, pero cuando lo haga, más nos vale estar firmes en la fe. Para ello contamos con la imprescindible asistencia de la gracia. Es hora de llevar una vida sacramental más intensa, con más oración, penitencia y meditación en la Palaba de Dios. Cada uno según el don que haya recibido, pero sabiendo que basta un poco de fe para permanecer anclados en Cristo.

Que María, destructora de todas las herejías, interceda ante Dios para confundir a los farsantes que quieren cambiarnos la fe de la Iglesia por un subproducto contaminado por el espíritu del príncipe de este mundo.

Sem comentários: